Este día se realizó el lanzamiento oficial de la marca Café de El Salvador, la cual representará con orgullo a toda la cadena de valor del café, será una marca unificadora que le devolverá la esperanza a la caficultura salvadoreña al trazar una visión clara a la que todos se pueden alinear para crecer juntos como industria y como país.

Al ser un país pequeño, El Salvador tiene la oportunidad de posicionar su café como un cultivo privilegiado, un café especial que no encontrarán en ninguna otra parte del mundo. La exclusividad y la calidad exótica del café salvadoreño, debe ser parte de su nuevo posicionamiento a largo plazo.

Nuestro café contará con su propia marca, para exponer nuestros valores únicos de calidad y potenciar su imagen en los mercados internacionales. Marcamos un cambio en el camino hacia un futuro más próspero en la industria cafetalera y los salvadoreños, la nueva marca refleja la importancia de la esencia de nuestro café, es su sencillez, modernidad y sofisticación representa a esa joya valiosa que tenemos el honor de poder compartir con el mundo.
Confiamos en que la creación de esta nueva marca, la cual, es parte de la Política Nacional Cafetalera, será de gran beneficio para todos los actores de la cadena; nuestra institución será la encargada de formular y ejecutar todas las estrategias de posicionamiento a nivel nacional e internacional.

Durante su intervención la Viceministra de Agricultura y Ganadería, Lily Pacas expresó “El café salvadoreño es especial porque es fuente de vida natural para todo el país, porque tiene una magia peculiar, porque es el sabor de nuestra cultura, de nuestro pasado y nuestro futuro. La nueva marca de Café de El Salvador, busca renovar la esperanza en la caficultura salvadoreña, por eso invito a todos a que se conviertan en embajadores y digamos con orgullo que café de El Salvador es el café más especial del mundo”.

La nueva marca Café de El Salvador es un reflejo y un tributo a la pasión y entrega de todos aquellos actores que intervienen en la producción de nuestro grano de oro.